logo plataforma

La gran estafa legislativa que impide a la gente ganarse la vida

Bodegas en mitad del campo que han de cumplir el “reglamento para la protección de la calidad del cielo nocturno”, permisos que se han de solicitar en ventanillas que no existen, obras de insonorización por importe de miles de euros para diminutas escuelas de yoga, instrucciones para declarar impuestos que parecen jeroglíficos...

imagen

Ramón Iglesias, ingeniero y promotor español, necesitó tres años de gestiones, 10.000 euros en licencias, centenares de papeles y complejos trámites con más de 30 funcionarios de 11 departamentos pertenecientes a cuatro Administraciones diferentes, antes de poder abrir su bodega ecológica. Tuvo que pagar 1.300 euros por un estudio de impacto acústico a pesar de que sus instalaciones eran silenciosas y se encontraban muy alejadas del lugar habitado más cercano. Le exigieron una certificación de “innecesariedad” de realizar actividad arqueológica y, también, un informe sobre iluminación por si incumplía el “reglamento para la protección de la calidad del cielo nocturno”. En resumen, Ramón sufrió innumerables zancadillas administrativas a pesar de que iba a generar puestos de trabajo en una de las zonas más deprimidas de España.

El caso de Ramón es el del típico emprendedor solvente a punto de naufragar en el mar de los Sargazos de esas trabas burocráticas a la actividad económica creadora de empleo, que más parecen provenir de la calentura de mentes desquiciadas que de una labor legislativa y reguladora responsable. Hay casos aún más inauditos, como el de un empresario mexicano que, tras un año de trámites y gestiones en España, tuvo que tirar la toalla al descubrir que uno de los permisos exigidos sólo se expedía en una ventanilla que ni siquiera existía. O, a una escala más modesta, la pequeña escuela de yoga, con aforo para apenas 14 personas, a la que se exigió acometer obras de insonorización por importe de 14.000 euros (más IVA) pues, como es bien sabido, el yoga es una actividad extremadamente ruidosa.

Acosados por las trabas administrativas, perseguidos por Hacienda, la Seguridad Social y los bancos, muchos regresan arruinados a la cola del paro o la economía sumergida

Exorcizando el espíritu emprendedor

Ramón no desistió en su empeño. Afortunadamente contaba con financiación suficiente y un proyecto bien planificado. A trancas y barrancas, descapitalizándose, llegó braceando a la orilla. Otros, con proyectos más modestos, como muchos autónomos, terminan desistiendo. Tras años de esfuerzos, angustias y estrecheces, acosados por las trabas administrativas, perseguidos por Hacienda, la Seguridad Social y los bancos, regresan completamente arruinados al lugar del que provenían: la cola del paro o la economía sumergida. En adelante, la mayoría de ellos preferirán malvivir de un triste subsidio que volver a pasar por ese infierno: comerán mal, pero al menos dormirán tranquilos. ¡Que el espíritu emprendedor se encarne en otro cuerpo!

En España, a cada intento de realizar una actividad económica corresponde una interminable lista de disparates administrativos. El delirio ha alcanzado tales cotas que, a la sombra de las prolijas normativas municipales, han florecido empresas concertadas que, por un buen dinero, “ayudan” al atribulado emprendedor a desenmarañar la madeja normativa, a conocer cómo y cuándo -y a qué coste administrativo- podrá abrir su peluquería, panadería, taller, tienda, despacho o garito. Nada mejor que el desglose de las tarifas de estos conseguidores para hacerse idea del absurdo. Algún malpensado podría llegar a la conclusión de que se ha legalizado aquello que antaño llamaban “mordida”. Para el legislador no hay peces pequeños, incluso la actividad lucrativa realizada en la propia vivienda está sujeta a inescrutables normativas. Y qué decir del “práctico” manual de Hacienda para cumplimentar la declaración de IVA: 12 páginas de retorcida jerigonza leguleya que deprimirían al más entusiasta aficionado a la hermenéutica o a la resolución de jeroglíficos.

¿A qué se debe tanto despropósito?, ¿acaso los legisladores se la tienen jurada a los emprendedores, autónomos y diminutos empresarios?, ¿nos encontramos a merced de sádicos que disfrutan mortificando a quien sólo aspira a ganarse la vida dignamente?, ¿o es simple y pura incompetencia? De ningún modo. Los políticos y los burócratas no son psicópatas ni estúpidos: su comportamiento es coherente con sus propios objetivos.

 

Ver noticia

El Ayuntamiento de Madrid sólo cobra el 1,6% de las multas por 'botellón'

madrid laterosEl Gobierno de Carmena empieza a perdonar las multas del 'botellón' a menores que participan en programas preventivos

Vecinos y hosteleros de La Latina se unen para frenar el botellón junto al Viaducto

IMANOL LUQUE

15/08/2016 02:47

El Ayuntamiento de Madrid ha cobrado únicamente el 1,6% de las multas impuestas por beber alcohol en la calle en el primer semestre de 2016. Del total de sanciones, otro 16,5% está en proceso de pago, según datos facilitados por el Consistorio. Entre enero y junio de este año, la Policía Municipal ha realizado algo más de 15.500 denuncias por ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública. Sólo se han cobrado 256.

Respecto al año pasado, el total de multas impuestas por la Policía Municipal ha descendido un 7,9%. En el mismo periodo de 2015 se impusieron 16.831 sanciones, 1.300 más que ahora. Según explica José Francisco Horcajo, responsable del Sindicato de la Policía Municipal CSIT-UP, esta bajada se debe a una reducción de los efectivos disponibles.

La ley 5/2002 aprobada por el entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no ha acabado con el consumo de alcohol en la calle, opina Horcajo. «Si la ley lleva años en vigor y no funciona habrá que cambiarla», afirma.

14711945687195

El aparente aumento de la práctica del botellón durante este verano ha abierto el debate político sobre la gestión del problema. El pasado día 4, el PP reprochaba al Gobierno la «degradación del Centro» y particularmente de Lavapiés, donde «el botellón, el ruido, la venta de alcohol en la calle y el trapicheo de drogas campan a sus anchas ante la pasividad del Gobierno de Manuela Carmena».

«Me han puesto dos multas y nunca he pagado ninguna de ellas», explica un joven que prefiere no hacer público su nombre. Explica que en la primera multa apuntaron mal su número de DNI y que en la segunda ni siquiera le llegó la notificación a su domicilio. Su caso no es una excepción, pues las sanciones que se van a cobrar no superan el 18% del total de las impuestas en el primer semestre de 2016.

«Hay quien dice que ha habido un relajamiento en la actitud de la Policía Municipal respecto a la imposición de multas, pero eso no es así», explica Gerardo Alonso, portavoz de la Policía Municipal. Conocedor de la baja tasa de cobro que tienen estas multas, Alonso indica que esa cifra no cambia su manera de actuar y que, si algún vecino requiere su presencia, tienen la obligación de acudir.

En estos momentos, la multa por beber alcohol en la calle es de 600 euros y el denunciado se puede acoger a una rebaja del 40% si acepta pagarla en los 10 días posteriores a la notificación. «La mayoría de los sancionados son jóvenes sin muchos recursos que no viven en el domicilio que indica el DNI, por lo que la notificación de la sanción no suele ser efectiva», afirma Horcajo.

El Consistorio empezó a principios de este año a conmutar las sanciones económicas a menores si participan en programas de prevención y/o tratamiento. La medida se puso en marcha en el mes de enero y hasta mayo únicamente se habían acogido a estos cursos 41 personas. Según el Ayuntamiento, entre 2012 y 2015 se impusieron cerca de 80.000 multas por consumir alcohol en la calle sin que éstas tuvieran «el efecto disuasorio que en principio se podía esperar», en opinión del delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

Con el 38,1% de las multas impuestas, Centro es el distrito donde más se sanciona. Le siguen Moncloa-Aravaca (14,9%) y Chamberí (9,1%), según datos facilitados por la Policía Municipal mediante el portal de transparencia del Ayuntamiento.

 

Ver noticia

La Policía Municipal reduce un 30% sus acciones contra el 'top manta' y los lateros

madrid laterosLas denuncias por botellón caen siete puntos frente a los últimos meses del PP

Las intervenciones por un delito contra la propiedad intelectual y por infracción alimentaria en la capital han disminuido en un 30,5 por ciento durante el primer semestre del año con respecto al mismo periodo del año anterior, al pasar de un total de 13.512 intervenciones durante la última época del Gobierno de Ana Botella a 10.347 durante 2016, según los datos hechos públicos por la Policía Municipal.

Las intervenciones por infracción alimentaria, en la que se incluyen los lateros, personas que venden comida y bebida en la calle sin licencia, han sido un total de 4.552 durante los primeros seis meses de 2016.

Por su parte, las actuaciones por delitos contra la propiedad intelectual, entre los que se encuentran muchos manteros, personas que venden productos falsificados en la vía pública, han sido 5.794 durante el primer semestre del año.

Durante los primeros seis meses del año, la cifra más alta en cuanto a intervenciones por delitos contra la propiedad intelectual ha sido 2.119 en el mes de mayo, mientras que la más baja ha sido 538 este mes de junio. Por su parte, el mes de junio sí registro la cifra más falta de actuaciones por infracción alimentaria, con 1.371 intervenciones. La más baja en este aspecto correspondió al mes de abril, con 283.

Desplome de las inspecciones en locales

Por otro lado, el total de inspecciones y actuaciones en locales de espectáculos en Madrid fueron 10.699, lo que supone un descenso del 69 por ciento con respecto a 2015, cuando fueron un 18.176 inspecciones a locales.

El mes de abril de 2016 fue el mes en el que se registró un mayor número de actuaciones contra locales, con 3.640, seguido del mes de febrero con 3.469. Por otro lado, el menor número se contabilizó en el mes de enero, con 2.744.

Cabe recordar que este sábado también se ha conocido que el número de expedientados por la Policía Municipal por hacer botellónen la calle en Madrid ha caído un 7,4 por ciento durante el primer semestre de 2016 con respecto al mismo periodo del año anterior.

 

Ver noticia

Madrid tiene 15.000 bares y restaurantes, uno por cada 211 habitantes

La mayor densidad de establecimientos de hostelería se concentra en los distritos de Centro, Chamberí y Salamanca

Vecinos 'inspectores' de bares y restaurantes

MARTA BELVER

Madrid IMANOL LUQUE

Madrid 22/08/2016 22:33

En Madrid resulta mucho más sencillo tomarse una caña acodado en una barra que abrir una cuenta bancaria o matricularse en una academia de idiomas. No hablamos de gustos ni de economía a escala doméstica, sino de una cuestión meramente numérica: en el término municipal más poblado de España hay un restaurante o un bar por cada 211 habitantes.

Según el censo del Ayuntamiento sobre actividades en locales abiertos, la capital cuenta con 14.989 negocios de servicios de comidas y de bebidas. Esta cifra, sólo superada por la de los 38.680 comercios existentes en la actualidad, cuadruplica ampliamente con el número de establecimientos relacionados con el ámbito educativo y los que se dedican a cuestiones financieras y de seguros.

Continuar leyendo

Cristina Cifuentes cambiará la normativa de terrazas para adelantar su apertura a las ocho

Panorámica de las terrazas de la capital

EL MUNDO

05/08/2016 03:01

La Asamblea de Madrid modificará la normativa autonómica que impide a los hosteleros poner en marcha su terraza antes de las diez de la mañana. Así, se lo ha hecho llegar Cristina Cifuentes a Tomás Gutiérrez Román presidente de La Viña, la organización de hostelería más importante de la capital, después de que el pasado 6 de julio le hiciese llegar una misiva solicitándoselo.

«La Orden 1562/1998, de 23 de octubre, de la Consejería de Presidencia, por la que se establece el régimen relativo a los horarios de los establecimientos abiertos al público, recoge en su artículo 2, apartado C) punto 3 que el horario de apertura de las terrazas de veladores será a las diez horas. Esta limitación horaria, establecida hace dieciocho años, impide que se preste con normalidad el servicio de desayuno antes a las diez de la mañana en las instalaciones anexas a los bares, cafeterías y restaurantes de la región. Por este motivo, La Viña ha solicitado que se tome en consideración la propuesta de adelanto a las ocho de la mañana del horario de apertura de las terrazas en la Comunidad de Madrid», precisaba en una nota informativa.

Continuar leyendo

 

Plataforma por el Ocio 2015